Estado de LinkedIn en 2020

Estado de LinkedIn en 2020

El estado de LinkedIn en este año 2020 es lamentable.

LinkedIn en teoría es una comunidad social orientada a las empresas, los negocios y el empleo. Lamentablemente ya se convierte en un espacio más que no sirve para nada y encuentras todo menos oportunidades.

En teoría hay algunas oportunidades que ofrece LinkedIn y las dos principales son:

1- La posibilidad de poder contactar a la persona correcta de la empresa con la que quieres trabajar. Esto antes era imposible, tenías que ir directamente a la empresa en persona.

2- Encontrar una oferta de empleo y gracias a esas ofertas, empresas con alguna necesidad.

Hasta aquí todo muy bien, es una herramienta extraordinaria con muchas posibilidades. ¿En dónde está el problema?

Vamos a realizar una simulación resumida con el punto 1.

Entras a LinkedIn a revisar novedades, actualizar tu perfil o contestar alguna solicitud. En ese corto lapso de tiempo aparece el perfil de un empleado, que quede claro que es empleado, de la empresa a la que puedes enviar una propuesta.

Esa empresa se dedica a la fabricación de camisetas y tú tienes una imprenta de camisetas. Se puede hacer negocio, lo voy a contactar.

– Primera toma de contacto:
Hola “Amigo Empleado”, me pongo en contacto contigo porque yo tengo esta empresa (enlace), estoy interesado en (descripción de lo que buscas específicamente) y me gustaría saber si están interesados. ¿Te puedo enviar más información por email?

La primera acción tras enviar ese mensaje es que te agregan como contacto en LinkedIn y tu aceptas por razones obvias.

– Primera respuesta:
Hola, claro que sí, por favor envíame la información a este correo.

Gracias a la primera interacción el claro interés por parte de la persona que gestiona ese punto en la empresa, preparas una propuesta personalizada para que puedan conocer todo lo que buscas a detalle y que no quede ninguna posibilidad de duda. Envías el email.

Pasa una semana y entras a LinkedIn para confirmar si “El Empleado” recibió el email.

– Segunda toma de contacto:
Hola “Amigo Empleado”, quiero confirmar si recibiste correctamente el email con la información. (Que me confirmaste querías recibir tras agregarme como contacto de negocios)

Pasa una semana, entras a LinkedIn y ves que “El Empleado” vio tu mensaje, pero no te ha contestado el correo electrónico y tampoco el mensaje en LinkedIn. Esperas más tiempo por si está ocupado.

Pasa otra semana y repites el proceso, pero esta ves le comentas que si no recibió el email, que por favor revise su carpeta de Spam y que si no lo tiene, que con mucho gusto se lo vuelves a enviar.

Pasa otra semana y no recibes respuesta.

Entras a LinkedIn y en esta ocasión no ha leído tu mensaje, esto lo sabes porque LinkedIn te dice cuando alguien lee el mensaje que les enviaste √√ y a causa de ello decides enviarle otro mensaje para confirmar una vez más.

Hola “Amigo Empleado”, te agradecería que por favor me confirmes si recibiste el email correctamente.

Pasa otra semana y lo mismo.

¿Te suena familiar?

Querido “Amigo Empleado”, no deberías de trabajar en esa empresa, seguramente desconocen tu mala gestión y trato con otras personas interesadas y clientes.

Como recomendación deberías de tener la mínima educación de contestar con un gracias, no nos interesa, no tenemos tiempo o cualquier excusa que quieras inventar para la empresa en la que no deberías de trabajar.

Para el punto 2 con una sola linea se puede explicar. Un espacio lleno de ofertas de empleo falsas o que te llevan a otros portales de empleo en un loop infinito. Asquerosamente real.

¿Y tú qué opinas sobre LinkedIn?

Si quieres hacer negocios o contratarme, este es mi perfil de LinkedIn.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *